The Strokes en Buenos Aires

Recién me levanto, estoy media vieja para ir a recitales jajaja, pero bueno. Anoche en el marco del Personal Fest (con acento en la e) tocaron unas de mis tantas bandas favoritas que había anunciado cuando empece este blog. Me había sacado la entrada hacé meses y mi ansiedad fue en aumento toda la semana y finalmente pasó.El Personal siempre trato de pegarle bien al line up, pero jamas pudo superar al viejo BUE y esta vez no fue la excepción. Igual como la fecha de hoy no pudieron haber mezclado tanto sin menospreciar a Calle 13, (grandes letras, por cierto) ¿a quien en su sano juicio se les ocurre mezclarlo con INXS con cantante nuevo y los grandes de Sonic Youth? Es como hacer una ensalada con vinagre y yogur, horrible. Anyway sigo con mi crónica, empezaron con White Lies y Broken Social Scene, bandas que me perdí por no haber salido temprano de casa, siguieron con Goldfrapp que escuche el final, buena banda electro-sarasa con mucho tema bolichero y sintetizadores. Después pusieron a Beady Eye, la banda de Liam y los Oasis sin Noel, que sonaron bien, las imágenes de la escenografía estaban buenísimas y, lo que ocurre raramente, le pusieron onda que es decir batió palmas y cambio de angulo para cantar ah y la siempre vitoreada demagogia, pero para mi les falta la gracia del tema de Noel, todo sonaba igual. Cabe destacar que yo solo escuche los dos temas con aires beatleros (no? en serio? baka..) que repiten hasta el cansancio en la radio. Liam tendrá facha pero es innegable que Noel es el compositor de esos himnos pop que tanto nos gusta a todos.Lo importante acá no es Oasis sin Noel sino The Strokes, los niños mimados del garage rock de los 2000. A las 23:15 minutos aparecieron con toda la potencia de New York City Cops, Julian con su campera de cuero y sus lentes negros y esa voz… Albert Hammond y Nick Valensi con sus guitarras y pelos al viento, loqueados como los rockeritos que tanto nos gustan a las chicas, la batería de Moretti que explotaba y la sobriedad de Fraiture en el bajo y a partir de ahí todo fue genial. El set list impecable tocando las canciones mas grosas de los cuatro álbumes pasaron por Heart In the Cage a Machu Pichu, tocaron mi tema favorito, You Only Live Once y fui feliz, pasaron por Under Cover of Darkness, que del nuevo disco es un autohomenaje que se hicieron, la coreable Someday, 12:51, en Automatic Stop, Julian se olvido la letra (hdp!!) se río y siguió, y con Reptillia… OMG, Reptillia fue orgasmico. Juicebox y Last Nite, que con el publico bailamos como locos y coreabamos las guitarras, cerraron antes del minibreak y volvieron para cerrar con Hard to Explain y Take it or Leave it. Increíble, asombroso y me pongo de pie llorando (bueno… no tanto) para aplaudirlos.Eso fue lo lindo, ahora les cuento las cosas jugosas que le ocurren a uno en cada recital. Para empezar fui una de las conchudas que se saco la entrada para el polemiquisimo Campo VIP. Yo estoy totalmente en contra y de hecho lo padeci con The Flaming Lips y Jack Johnson, es totalmente injusto que para poder ver con claridad a tu artista preferido tengas que pagar cantidades enormes de plata. Pero porque lo sufri me la saque y me endeude hasta el día de hoy, algunos dirán te vendiste al sistema pero el sistema jamas va a entender de fanatismo sin lucrar un poco. Era eso o ver de vuelta un muñequito que gritaba en una cajita a lo lejos. Conte que llovó y estaba todo embarrado, mal organizado y con muñecos muy tristes y que todo esto era un festival de una empresa de celulares y smartphones, el Wi-Fi no andaba y no había señal, en casa de herrero….Cosa buenas del campo VIP: estas cerca y en el fondo, pero muy en el fondo, te levanta el ego (que TODOS llevan a adentro) mirar a los que están detrás de la valla, luchando para no morir :p. Cosa malas del campo VIP: en dos palabras, la gente. Es insoportable bancarte hipsters insufribles y minitahhhs con el pelo suelto y aires de diva (hermana, atatelo estas en un recital, no en boliche) que no entienden la pasión de saltar sacadisimos y necesitan agua cada dos por tres o se van al piso. Y por supuesto, los indeseables de cada recital: el novio que se pone en hombros a su novia petisa, merecen morir cornudos con esa histerica, los que protegen su cámara de medio millón de dolares, merecen ser comidos por un ipod, la gritona que canta y no te deja escuchar, merece morir en un recital de Arjona y el grupito de pendejos que le pagaron la entrada y charlan en el recital y que a cada tres palabras terminaban con: Hola man, merecen morir y punto.

...y a la mejor que enfoque... me tenia que salir el dedo

Mas allá de todo esto, había esperado mucho para verlos y la pase bien, son cosas que te pasan una vez en la vida y acá en el cono sur donde pasan cada muerte de obispo, los otros días se murió uno, y esta bueno y fui feliz, pocas veces en la vida se puede decir esto y ellos lo hicieron posible. Nota: las fotos son mías, salieron mal I don´t care.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s